Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las autoescuelas de Ourense se declaran "al borde del abismo"

Los centros de formación de conductores volvieron a salir a la calle para pedir a la DGT soluciones ante la huelga de examinadores

Protesta de las autoescuelas en la Subdelegación del Gobierno. // J. Regal

Protesta de las autoescuelas en la Subdelegación del Gobierno. // J. Regal

Más de una treintena de autoescuelas de la provincia de Ourense salieron ayer a la calle para advertir a la Dirección General de Tráfico (DGT) de la "situación límite de las doscientas familias que viven de esta profesión" ante la falta de examinadores. Desde el pasado mes de junio, una media de 50-60 alumnos no se pueden evaluar de la parte práctica en la provincia.

La manifestación de las escuelas de formación de conductores empezó en el Campus universitario y remató con la entrega de cuatrocientas firmas como medida de presión en la Subdelegación del Gobierno. Es la segunda vez que los empresarios del sector levantan la voz de forma pública, y ahora lo hacen con la meta de conseguir una alternativa por parte de la DGT para que se puedan examinar los alumnos que han abonado sus correspondientes tasas.

Y es que, según las palabras del portavoz de la Asociación provincial de empresarios de autoescuelas, Laureano Bermejo, la disputa entre evaluadores y Tráfico les está "empujando al abismo empresarial", lo que podría significar el cierre de algunos de los negocios y el despido de varios profesores. Para más inri, esta situación podría elevar las pérdidas en un 60% para el medio centenar de empresas de Ourense, lugar en el que secundan las paralizaciones las cinco personas encargadas de calificar las prácticas de los futuros conductores.

En un comunicado, las autoescuelas acusan al director general de Tráfico, Gregorio Serrano, de mantenerlas de "rehenes" ante la falta de acuerdo con los funcionarios, quienes reclaman una ampliación de plantilla y un incremento salarial de 240 euros al mes, aprobado hace dos años como proposición no de ley por todos los grupos parlamentarios, excepto por el PP.

Los representantes de la asociación advirtieron asimismo de las futuras dificultades para "disolver el tapón" de los alumnos sin examinar originado por el parón. Se prevé que el sector continúe con el freno de mano puesto hasta finales de julio y que a partir del 4 de septiembre se mantenga con un paro indefinido.

150.000 alumnos afectados

Desde el inicio de la huelga el pasado 19 de junio, en el cómputo nacional se calcula que unos 150.000 alumnos no pueden avanzar en su instrucción vial práctica y que 400 autoescuelas gallegas se ven afectadas por el desentendimiento.

Compartir el artículo

stats