La Guardia Civil tomaba declaración ayer, a última hora de la tarde, a un vecino de Vilela (Verín) que fue detenido por un presunto delito de maltrato animal. C. B. R., de 66 años, acabó con la vida de su perro a hachazos. Lo reconoció a los agentes tras ser arrestado por un delito de maltrato animal. Estaba "cansado" del can y le quitó la vida de una forma así de salvaje.

Un vecino vio la agresión con el hacha y al sexagenario enterrando el cuerpo sin vida del perro en una fosa. El testigo dio la voz de alarma a la Guardia Civil. Una patrulla acudió al lugar en Vilela, y procedió a la detención del individuo. Fuentes del instituto armado anticipaban la probable puesta en libertad del agresor en el cuartel. Queda con la condición de investigado y deberá rendir cuentas ante el juzgado.

En julio de 2015 entró en vigor la reforma de la Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo, que agravó las penas para los maltratadores de animales, incluyendo la posibilidad de imponer las penas de inhabilitación especial para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de los mismos.

En Ourense ha habido precedentes de actos violentos con mascotas. El pasado mes de mayo, el Penal 1 de Ourense condenó a 12 meses de prisión más una inhabilitación durante 3 años a Benito F. D., un vecino de Ribadavia de 58 años, sin antecedentes hasta el momento,que ahogó a 5 cachorros de gato en un cubo, usando una manguera, la tarde del 9 de julio de 2015. Él lo negó en el juicio, en instrucción y también a los guardias civiles, a quienes dijo que este tipo de actos se habían hecho así "toda la vida". También entonces había denunciado los hechos una vecina del agresor.