Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un desplante convertido en tradición

La procesión del Domingo de Resurrección cerró los actos religiosos de la Diócesis de Ourense

El obispo y miembros de la corporación se dan la espalda en la escalinata de Santa María Nai. // Jesús Regal

El desencuentro entre las autoridades eclesiásticas y el poder político escenificado en el Domingo de Resurrección es irreconciliable. Tal y como ocurrió en el siglo XVIII, cuando el gobierno local de la época se negó a pagar la reparación de la escalinata de Santa María Nai, el obispo volvió a impedir ayer que los miembros de la corporación acompañasen a la Virgen en el tramo final de su regreso al templo mariano tras la misa de Pascua celebrada en la Catedral.

Al concluir la procesión que discurrió por Santa Eufemia y la Praza Maior, Leonardo Lemos saludó al alcalde y los concejales asistentes pero les dejó plantados al pie de la escalera. Una vez arriba, ambos bandos se dieron la espalda. La comitiva procesional accedió a la iglesia, y los miembros de la corporación abandonaron la plaza. Por este hecho peculiar, la procesión que cierra la Semana Santa religiosa en la Diócesis de Ourense se llama del Desplante.

Con todo, la música de las gaitas acompañó el recorrido de la Virgen que partió a las 11.30 horas desde Santa María Nai a la Catedral, y regresó a las 13.00 horas. El acto despertó la curiosidad de los turistas que aprovecharon para tomar imágenes del 'desencuentro'.

De los 25 ediles que conforman la corporación asistieron 9, cinco del PP (entre ellos el alcalde) y 4 de Democracia Ourensana. Ourense en Común ya ha expresado su negativa a participar en actos religiosos pero el PSOE no había faltado a esta cita. De hecho, los socialistas fueron protagonistas del Desplante cuando gobernaron. El año pasado, ya como portavoz de la oposición, se mantuvo fiel a la tradición José Ángel Vázquez Barquero, a quien ayer echaron de menos algunos miembros de la corporación. "Es la nueva izquierda", ironizaron.

Compartir el artículo

stats