Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los bomberos agotan su calendario más sugerente

Consiguieron vender los 5.000 ejemplares y recaudaron 20.100 euros para oenegés

Los bomberos, ayer, con el alcalde y representantes de la oposición mostrando lo recaudado. //Iñaki Osorio

Los bomberos, ayer, con el alcalde y representantes de la oposición mostrando lo recaudado. //Iñaki Osorio

Los bomberos de Ourense dejaron de ser héroes anónimos el pasado año para convertirse en protagonistas de un calendario solidario, en el que, emulando héroes y heroínas en plena acción salvando al vecindario, dejaban ver alguna imagen que calentó las redes.

Dos meses después, a 30 de diciembre del pasado año, "ya habíamos vendió los 5.002 calendarios que pusimos en circulación, y ayer quisimos que se viera que nuestro objetivo era puramente solidario, e hicimos público lo total de lo recaudado: 20.100 euros", explica José Luis Rubín Currás, uno de los bomberos que participaron en este proyecto.

El Liceo de Ourense fue el lugar elegido para presentar los logros en un acto que contó con la presencia del alcalde y representantes de todos los grupos de oposición. "Quisimos hacer visible a todo el mundo que el dinero recaudado, y la aportación que tantos miles de personas dieron por los calendarios y que era de un mínimo de 5 euros por cada uno, tiene un destino claro", explica.

Los fondos han sido entregados ya, a razón de 6.700 euros entre cada una de las tres asociaciones, todas ellas de lucha contra enfermedades infantiles, a las que iban destinadas. Estas fueron la asociación local Nico, contra el cáncer infantil, y las asociaciones de ámbito nacional Duchenne Parent Project (contra la distrofia muscular) y Asociación Síndrome de Angelman.

Los bomberos reconocen que "hemos contado para la venta con la ayuda de establecimientos de la ciudad, también a través de la redes sociales, y además salíamos dos días a la semana fuera del horario laboral para venderlos en la calle y reconocemos que la respuesta fue muy buena, y muy satisfactorio saber que mucha gente lo compraba al ver que era una obra solidaria de los bomberos", indica Currás.

Es decir que los calendarios "volaron", "pero no por la buena o sugerente imagen de los bomberos", responde con retranca José Luis Currás, "sino por la confianza que tienen en nosotros".

Es el segundo que ponen a la venta, y próximo tendrá que esperar. "Nos daremos un descanso, porque un calendario de este tipo requiere un año intenso de trabajo previo" . Mientras, a hacer pesas.

Compartir el artículo

stats