La población inactiva en la provincia de Ourense alcanza la cifra de 142.200 personas. La mayoría de esta población inactiva, es decir, 90.300 vecinos del total, son retirados, jubilados o pensionistas. Hay además 22.100 personas que se dedican a labores de casa y 12.400 ourensanos tienen incapacitación permanente. Otros 15.700 son estudiantes.

El secretario comarcal de CIG Ourense, Etelvino Blanco, incidía también ayer este dato negativo de la caída de la población activa, y en el envejecimiento poblacional, pero señalaba que los datos de la EPA "desmienten la propaganda oficial de que se está recuperando empleo y avalan que no solo no se creó sino que se está destruyendo". También alertan de la "temporalidad y precariedad del mercado laboral" y de la situación de riesgo de estos miles de ourensanos que tienen todos sus miembros en edad activa en el paro, muchos de ellos sumando ya más de dos años sin empleo", pues están en situación de riesgo de exclusión social", señala el sindicato".

Consideran que hay que exigir "ya una derogación inmediata de la reformas laborales, para crear empleo y recuperar los derechos laborales y salariales". Un empleo que sería además clave para el consumo, y por lo tanto motor para la economía.