Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Fiscalía solicita 17 años de prisión para el asesino confeso de su mujer en Verín en 2013

Felisberto dos Santos asfixió presuntamente a su esposa tras quebrantar una medida de alejamiento - Se entregó a la Guardia Civil cuando aún se creía que la muerte era natural

Felisberto dos Santos, a su llegada bajo custodia de la Guardia Civil para declarar ante la juez. // Iñaki Osorio

Felisberto dos Santos, a su llegada bajo custodia de la Guardia Civil para declarar ante la juez. // Iñaki Osorio

El crimen machista de María de Fátima Machado, a sus 52 años, sentará este mismo año en el banquillo a su marido Felisberto dos Santos, un hombre de nacionalidad portuguesa y 64 años de edad. La Fiscalía ha formalizado la acusación por un asesinato de septiembre de 2013 en Verín. El ministerio público pide un total de 17 años y 3 meses de prisión, por cuatro delitos, para el autor confeso. El sexagenario asfixió presuntamente a su mujer, tras quebrantar una orden de alejamiento que estaba en vigor por una agresión previa en el domicilio. Tras acabar con la vida de su mujer, Felisberto dos Santos ingirió sulfato -una cantidad insuficiente como para morir-, y se entregó a la Guardia Civil. En el cuartel se encontró mal, por lo que tras su confesión estuvo hospitalizado unas horas.

La primera agresión ocurrió el 12 de agosto de 2013. Según el relato de la Fiscalía, el acusado inició una discusión con su pareja, de etnia gitana, en el domicilio donde convivían, en Verín. Presuntamente le propinó un puñetazo en la cara, la empujó y la arrojó contra el sofá para situarse después encima de ella intentando ahogarla. El individuo le apretó fuertemente con sus manos el cuello, y luego colocó un cojín de espuma sobre la cara de la mujer. La víctima logró zafarse ese día, tras morder a su agresor.

Ella denunció y luego renunció

Como consecuencia de estos primeros hechos, María Fátima sufrió un hematoma en el globo ocular izquierdo, del que tardó en curar 12 días no impeditivos, precisando para su sanidad de una primera asistencia facultativa, sin necesidad de tratamiento médico o quirúrgico.

A raíz de la denuncia presentada por la agresión, el Juzgado de Instrucción Número 2 de Verín dictó un auto de alejamiento de fecha 18 de agosto de 2013, prohibiendo al acusado comunicarse con la víctima, así como acercarse a menos de 25 metros de ella, de su domicilio o del lugar en el que pudiera encontrarse. La perjudicada compareció el 22 de agosto de 2013 en el juzgado para manifestar su renuncia a las acciones que por estos hechos pudieran corresponderle. Además, la víctima solicitó que se dejara sin efecto la medida cautelar acordada, la cual no obstante estuvo vigente hasta el auto de fecha 19 diciembre de 2013.

Usó una almohada o similar

Por tanto, la orden judicial seguía vigente cuando tuvo lugar el asesinato. Ocurrió después de las 22 horas del 11 de septiembre de 2013. Según la versión que la Fiscalía tratará de acreditar el día del juicio, el individuo se presentó en el domicilio de la víctima, sito en el Barrio de San Lázaro de la localidad de Verín, y tras entrar en el mismo y tener una discusión con María Fátima, la acató. "Tratando de asegurarse" el resultado de muerte y "haciendo desaparecer la capacidad de defensa de la víctima", según sostiene el ministerio público, Felisberto dos Santos presuntamente la arrojó al suelo, se colocó encima de ella, y le taponó los orificios respiratorios con una almohada o un objeto similar, presionando fuertemente su pecho contra el suelo.

Según la valoración de los forenses, que serán interrogados al efecto en el juicio, la agresión causó la muerte a la mujer por una asfixia mixta por la oclusión de los orificios respiratorios y una compresión torácica extrínseca; provocando definitivamente una parada cardiorrespiratoria.

El cuerpo fue descubierto a las 00,30 horas de la noche del 11 al 12 de septiembre de 2013. Horas después, la tarde de ese mismo día, Felisberto dos Santos compareció ante la Guardia Civil y se confesó autor de los hechos. En ese momento ya se había descubierto el cuerpo de María Fátima pero la hipótesis que se barajaba era la de un fallecimiento por causas naturales. Las dos primeras autopsias no encontraron signos de violencia.

El acusado tendrá que responder de cuatro delitos: asesinato consumado con la agravante de parentesco (14 años de prisión), malos tratos en el ámbito familiar, (9 meses) quebrantamiento de medida cautelar (10 meses), y también tenencia ilícita de armas (1 año y 8 meses de cárcel).

Este último delito se debe a que el procesado, careciendo de licencia de armas, poseía presuntamente una pistola del calibre 6,35 y en perfecto estado de funcionamiento. Guardaba el arma ilegal en el domicilio que había compartido con la víctima en Verín. Dicha pistola fue entregada por un hijo de la fallecida el 18 de marzo de 2014, junto con un cargador de 8 balas también propiedad de Felisberto dos Santos y que se encontraban igualmente en buenas condiciones de disparo, según asegura la Fiscalía.

Indemnización a los 4 hijos

María Fátima Machado era madre de cuatro hijos, que reclaman las indemnizaciones que pudieran corresponderle por el fallecimiento violento de la progenitora. La Fiscalía pide que el acusado indemnice a los descendientes con la cifra conjunta de 150.000 euros.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats