Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Devoción e historia en la Ruta das Sombras

Lobios brinda un camino que permite "ver, caminar y pensar"

Capilla de la Virxe do Xurés // FdV

Capilla de la Virxe do Xurés // FdV

El municipio de Lobios no solo cuenta con un preciado recurso termal, sino que para los que quieren conocer y disfrutar de un poco de naturaleza con vestigios de historia, pueden recorrer la Ruta das Sombras que contiene algunos de los valores más representativos del Parque do Xurés, que según el exalcalde y autor de un libro dedicado a la Virxe do Xurés, José Lamela, "le confiere las tres razones esenciales para que una ruta pedestre sea completa, como son ver, caminar y pensar".

Se trata de un recorrido de 7.300 metros, con un desnivel de 850 metros, donde se dan cita, el binomio paisaje-deporte, geología, historia, naturaleza, e incluso mitología. Para quienes quieran iniciar una andaina, Lamela recomienda seguir el viejo camino empedrado de los ofrecimientos, que va de Riocaldo a donde está la Virxe do Xurés, recorrido por miles de devotos en los últimos seis siglos, en silencio, de rodillas, transportados en un ataúd o amortajados, con el devoto objetivo de pagar promesas a la Virgen.

Explica Lamela que la construcción del Santuario do Xurés se realizó a lo largo de seis siglos, gracias a lo recaudado con la explotación económica de los Baños de Riocaldo, las limosnas de los miles de devotos llegados de Galicia y Portugal, las Capellanías fundadas en honor de la Virxe do Xurés y, especialmente, por las incansables prestaciones personales de los vecinos de Riocaldo. Destaca el exalcalde que es la obra "emblemática del comunitarismo tradicional del Xurés".

Pero la ruta ofrece además una evidente importancia geológica, porque en su trazado "están comprendidos los cinco niveles de erosión típicos del Xurés, y también, porque se pone de manifiesto con toda intensidad la naturaleza glaciar que se extinguió hace doce mil años (Wurm)", explica Lamela. Debido a la fuerte pendiente de la "corga" de Vilameá, la lengua glaciar de los hielos prehistóricos descendió hasta sus cuotas más bajas, "lo que le permite a un observador perspicaz ir descubriendo en su recorrido la sucesión de rocas 'aborregadas', superficies pulidas con estrías, morrenas laterales, hasta desembocar en el valle glaciar en U de las Sombras con todo su esplendor".

Las Sombras adquirieron además una gran fama debido a las minas de Wolframio que se explotaron durante la 2ª Guerra Mundial. "Ahí se pueden ver aún las ruinas de las casetas y minas, como restos de sueños abandonados", señala.

El Wolframio o Tungsteno era imprescindible para la fabricación de los cañones y eso ocasionó que, durante la 2ª Guerra Mundial pasara a disputarle el precio al oro, por lo que un hervidero de personas abrió esta ruta hasta las Sombras en busca del preciado metal, "con el resultado de escenas y violencias en todo homólogas a las de la fiebre del oro americana".

Éstos y otros valores ofrece esta ruta que alberga la capilla de la Virxe do Xurés a la que Lamela le dedica un libro, que saldrá en una semana a la venta, en el que pone de manifiesto la importancia de la devoción mariana en esta zona y del devenir socioeconómico de sus poblaciones a través de seis siglos.

Habla del comunitarismo tradicional del Xurés y de su obra emblemática, la Capilla del Xurés, construida totalmente por los vecinos, y de sus diferentes reconstrucciones a través de los siglos. Registra el hecho de la veracidad de las apariciones de la Virgen a los vecinos de Riocaldo que les pedía la construcción de la ermita. Aparte de los datos obtenidos por transmisión oral, el autor del libro buscó el aporte documental en los archivos provinciales, fundamentalmente en el Diocesano, con el objeto de desenterrar todos los secretos que rodean esta capilla. Este libro es una promesa del autor a la Virxe do Xurés y el importe de su venta se destinará íntegramente a fomentar la devoción.

Compartir el artículo

stats