Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adela Rodríguez: "Cada cuadro es como un parto, es como si estuviesen dentro de mí"

"Un proceso de introspección que comparo con el de sumergirse en el agua"

Adela Rodríguez posa junto a una de sus pinturas ayer en la inauguración de "Mergullándome". // J. Regal

Adela Rodríguez posa junto a una de sus pinturas ayer en la inauguración de "Mergullándome". // J. Regal

La artista viguesa Adela Rodríguez visitaba ayer Ourense para la inauguración de su última exposición "Mergullándome", que estará colgada en el Liceo hasta el próximo 30 de septiembre. El espectador que decida acercarse a descubrirla se encontrará con hasta 34 piezas en distintos soportes: lienzo, cartón, fotografía y lo que Adela Rodríguez llama "artefactos". "Se trata de obras creadas a partir de cajas de cartón", explica.

-¿Qué ha querido expresar con "Mergullándome"?

-En esta exposición hago algo así como una comparación entre el proceso creativo y el mar, o más bien el agua. Para mí el momento de crear quiere decir introspección, meterme dentro de mí misma para encontrar la inspiración como el momento en el que uno se sumerje en el agua. El proceso sería como un parto, como si los cuadros estuviesen dentro de mí.

-Trabaja usted sobre muchos formatos diferentes. ¿Se quedaría con alguno en especial?

-Eso sería como pedirle a una madre que decida a cuál de sus hijos quiere más. Cada soporte sirve para una cosa, el lienzo te permite expresar sentimientos más profundos, la fotografía es algo mucho más inmediato, la luz el momento nunca se vuelve a repetir. Por su parte el cartón tiene la característica de ser algo ligero y fácil de transportar, absorbe muy bien los colores y además es muy agradecido, el proceso es fantástico porque en principio es un material que desechamos y después recuperarlo es una experiencia genial. Otro de los materiales que también adoro usar, aunque no hay ninguna en esta exposición son las maderas marinas. Las recojo en la playa y ellas me hablan así que me dedico a contar sus historias.

-¿Cómo definiría su estilo pictórico?

-Mis obras tienden siempre a la abstracción y lo más importante suelen ser los colores, digamos que cada tono tendría un significado y a partir de ahí yo cuento diferentes cosas.

-¿Es usted una de esas artistas que puede vivir de su trabajo o diría que es más bien un hobbie?

-El arte no es un hobbie, es una profesión, pero aunque me gustaría de momento no puedo vivir de ella. Tengo que compaginarlo con impartir clases de alemán. No puedo quejarme porque algo si que voy vendiendo pero es verdad el momento en el que alguien decide comprarme un cuadro sigue siendo algo casi mágico.

-¿Cómo reacciona entonces el público a su obra?

-Creo que mi trabajo despierta sobre todo asombro en el que lo contempla. Lo que es algo maravilloso porque de lo que se trata es de hacer sentir algo al espectador, que no se quede como estaba al ver la obra. Además, todo el mundo me recalca que mis pinturas se caracterizan porque tienen siempre muchísima fuerza.

Compartir el artículo

stats