En un intento de relativizar la denuncia realizada por el BNG, el alcalde de Ourense, Agustín Fernández, tras participar en un acto, aseguró que los órganos del Concello están analizando toda la documentación para ver "si se cumple con la legalidad o no", como se hace "con cualquier otro vecino", y pedir que "dejemos de vinculaciones políticas", en referencia a que una de las socias de la empresa que se encarga actualmente de gestionar el local hostelero sea la mujer del presidente de la Diputación, Manuel Baltar.

En todo caso, consideró que la cuestión se analizará en la reunión plenaria y "si hay que constituir una comisión se hará", a la espera de las comprobaciones oportunas, indicó. A lo que también hizo referencia Agustín Fernández fue a la pérdida o extravío de parte del expediente como denunciaron los nacionalistas, del que dijo "no tener conocimiento".