La CIG pidió ayer el cese del jefe territorial de la Consellería de Traballo e Benestar en Ourense y presentó ante Fiscalía una denuncia que incluye posible "prevaricación, malversación y nepotismo" en la adjudicación de puestos de trabajo de forma irregular en un centro escolar y en dos centros formativos de este departamento en la provincia, los de Valderde (Allariz) y Santa María de Europa (Ourense).

Uno de los casos está expresado como posibles"prevaricación" en la sentencia del contencioso-administrativo de Ourense -ratificada este mismo mes de abril por el TSXG- que da la razón a un sindicalista de la CIG, Alfonso Diz, al pedir reincorporarse tras una excedencia por incompatibilidad. El fallo confirmado del Contencioso Dos de Ourense dice que la administración "pasa por encima" de la ley "para favorecer a una persona concreta en detrimento de otra con mejor derecho"."De forma caciquil y en detrimento de la normativa vigente, el jefe territorial de la Consellería de Traballo, dio ese puesto a otra persona de forma irregular y fraudulenta", denunció ayer el representante comarcal, Etelvino Blanco.

La CIG pide a Fiscalía una investigación prácticas "mafiosas". La Xunta defendió la actuación "siempre dentro de la legalidad" del jefe territorial. Los servicios jurídicos están estudiando si es posible ejecutar la sentencia del sindicalista.