Una postal de derribo es la que ofrece desde hace años la zona de rianxo de la plaza de abastos de As Burgas en Ourense, el mercado tradicional más importante por volumen de puestos y negocio de la provincia. Para tratar de mejorar este entorno, cuyo estado raya lo insalubre y obliga a las vendedoras a expender bajo la lluvia los productos hortícolas que ellas mismas cosechan, el Concello de Ourense, a través de la concejala de Comercio, Juana Ageitos, tiene concertada una entrevista para el próximo mes de junio con la ministra de Fomento, Ana Pastor, para tratar de financiar una reforma urgente a través de la línea de ayuda del 1 por ciento cultural.

"El proyecto de reforma integral de la plaza es muy caro y no podemos permanecer más tiempo a la espera de subvenciones mientras tenemos un rianxo tan deteriorado, por eso hemos decidido hacer una reforma del mismo por separado y tenemos ya cierto compromiso de que se financiará con cargo al 1% cultural del ministerio", explica Juana Ageitos. La entrevista con Ana Pastor en Madrid está ya concedida, "solo falta que pongan una fecha definitiva en el mes de junio", explica la concejala.

En el entorno del rianxo de Ourense, conviven cada día, desde tempranas horas de la mañana, en torno a medio centenar de vendedoras que traen sus productos frescos de huertas próximas a la ciudad, así como puestos fijos, algunos con concesiones recientes, pero cuyas casetas se encuentran muy deterioradas. A ello se suman el mal estado de los "alpendres" en los que se ubican los puestos de venta de las "rianxeiras", los socavones del suelo y las roturas de la techumbre que incluso hacen que caiga el agua en el interior de los puestos en época de lluvias.

El proyecto de rehabilitación integral de todo el mercado de abastos, incluido el edificio civil, que incluye el derribo del rianxo actual y su adaptación como entorno ubicado en un espacio declarado bien de interés cultural (BIC) asciende a 12 millones de euros.

Pero la financiación no llega pese a que el macroproyecto está aprobado desde 2009. Por eso la actual concejala de Comercio baraja la idea de remodelar por separado este mercado de rianxo, que iba a ser el proyecto anterior, zona de recepción de visitantes con una gran plaza abierta.

La solución ahora será más sencilla, diseñada previsiblemente por técnicos del propio Concello y debe de respetar, eso sí, los árboles actuales que están protegido, al ser considerados "árbores senlleiras" en el plan de urbanismo, y que por lo tanto habrán de incluirse en el proyecto definitivo.

Lo que sí avanza la edil de Comercio es el avance de dos proyectos de urgencia, como son el ascensor del edificio civil de la plaza de abastos y la instalación de un nuevo pavimento, más higiénico y homogéneo. Todo son "parches" a la espera de que este mercado situado en el eje del futuro Ourense Termal, resucite algún día.