Tras formalizar el trámite de petición de audiencia por registro, las cuatro integrantes del comité de empresa de PAU, la filial del grupo Vendex que mantiene en precario la limpieza de edificios municipales de Ourense, podrán hacer llegar hoy al alcalde, Agustín Fernández, sus reproches con un funcionario, el actual jefe de Infraestructuras, Ismael Méndez, -antes responsable de mantenimiento y eficiencia energética en Servicios Generales- al que acusan de haber sugerido en unas declaraciones en la prensa que las trabajadoras de la limpieza podrían haber filtrado un pliego de un concurso investigado por la juez Pilar de Lara, el relativo a la limpieza de dependencias municipales que el exalcalde, Francisco Rodríguez, presuntamente paralizó tras haberlo convenido con responsable de Vendex, según las escuchas de Aduanas. El funcionario está imputado por su supuesta intervención.

El comité de empresa acude a las dos de la tarde al despacho del regidor. En un escrito firmado por las cuatro representantes laborales (2 de CIG y 2 de UGT), defienden que todas las trabajadoras de PAU "que limpian en las dependencias municipales cumplen escrupulosamente con sus obligaciones laborales, entre ellas, las de sigilo profesional, negando, por tanto, todo lo relativo a las insinuaciones manifestadas por el imputado".