A puerta cerrada para proteger la intimidad y derechos de la víctima, la Audiencia Provincial de Ourense juzgó ayer a un varón de 24 años que se enfrenta a tener que pasar 14 de condena entre rejas. El joven está acusado de un delito continuado de agresión sexual porque, presuntamente, abusó de su primo menor, y con una minusvalía reconocida del 43 %, en unas diez ocasiones entre verano de 2010 y finales de 2011. El supuesto agresor sexual fue sorprendido, desnudo junto a su familiar, por la madre de la víctima, que inmediatamente presentó denuncia ante la Guardia Civil.

La madre del menor adolescente, que en realidad tiene la edad mental de un niño, había confiado al acusado la vigilancia del menor puesto que no quería que se acercara por la casa del padre, hasta el punto de estar dispuesta a ingresarlo en un centro si eso sucedía.

Supuestamente, el imputado se valió del temor que un ingreso causaba al menor amenazándolo con contar las visitas que realizaba a su padre si no accedía a mantener relaciones sexuales. Según la acusación, el acusado sometió a su familiar discapacitado, en unas diez ocasiones, la mayoría en su domicilio y siempre bajo la presunta coacción de delatarlo ante su progenitora provocando su ingreso en un centro. Además de hacerle tocamientos, presuntamente llegó a penetrarlo en alguna ocasión.

La última agresión tuvo lugar a finales del año 2011. La madre de la víctima la dejó en la casa del acusado mientras salía a hacer un recado. Al regresar, sorprendió al presunto delincuente sexual desnudo de cintura para abajo en la cocina junto al adolescente, que también estaba sin ropa. Presuntamente, la mujer vio en ese momento al imputado tocando los genitales a su primo minusválido.

El procesado estuvo en prisión preventiva desde su detención hasta febrero de 2012. La Fiscalía también solicita una orden de alejamiento durante 20 años y 4.000 euros por daños morales.