A mediados de marzo, el monte arde con cifras de verano. Un incendio forestal nocturno, iniciado a las 22 horas del lunes, quedó extinguido ayer tras haber afectado a una superficie estimada de 80 hectáreas de superficie rasa en la montaña de Carballeda de Valdeorras, en una zona de difícil acceso. El fuego se declaró en la parroquia de Robledo la noche del lunes y los agentes lo dieron por sofocado a las 19 horas de ayer. Según la consellería de Medio Rural e do Mar, intervinieron 2 técnicos, 6 forestales, 9 brigadas, 2 motobombas, 1 pala, 1 avión y 2 helicópteros.

Además, un vecino de Baltar ha sido imputado por la Policía Autonómica por una quema que se descontroló y provocó un incendio forestal, el pasado día 14. Las llamas se propagaron afectando a una superficie de 9.000 metros cuadrados de monte raso. El imputado no adoptó, según la Policía, las medidas de prevención adecuadas.