C.M.P.G. y J.M.M. están encarcelados desde ayer por la tarde tras caer detenidos por un atraco a dos jóvenes cometido la madrugada de ayer en Ourense, a las 3.30 horas en la calle Instituto. Los presuntos ladrones se hicieron pasar por agentes de Policía y después utilizaron la violencia. Según el relato de las víctimas, los sospechosos propinaron patadas y golpearon a los agredidos con una herramienta -una llave carraca- para apoderarse de lo que llevaban encima. El botín que los ha llevado a la cárcel no pasa de una videocámara, unas llaves, un teléfono móvil y 15 euros.

Los presuntos ladrones aseguraron no recordar nada de lo sucedido porque, según alegaron en la comparecencia ante el juez, habían consumido "de todo". El magistrado no encontró argumentos en su defensa ni ve la versión razonable; mientras que sí ha observado varios indicios incriminatorios. Por ejemplo, cree que su adicción a las drogas puede ser un acicate para que vuelvan a delinquir, al carecer de ingresos suficientes.

También advierte un riesgo de reiteración delictiva así como la posibilidad de una fuga por falta de arraigo. Al menos uno de los detenidos tenía antecedentes similares, según el auto de prisión. El fiscal de guardia había solicitado la medida de prisión preventiva finalmente acordada

La defensa pretendía la puesta en libertad. Alegó la falta de indicios suficientes para acreditar que los sospechosos habían cometido el atraco. Sin embargo, tal y como pone de relieve el juez, las víctimas describieron "características físicas semejantes". J.M.M. fue detenido en el lugar de los hechos al lado de los denunciantes, mientras que C.M.P.J. fue encontrado por agentes de la Policía Nacional en las inmediaciones, escondido en un garaje. Los objetos sustraídos a los jóvenes se encontraban debajo de una furgoneta, justo en el lugar donde fue localizado el segundo sospechoso.

Los encarcelados se enfrentarán a un proceso judicial con una imputación por un presunto delito de robo con violencia. En ambos casos, la medida de prisión preventiva es comunicada y provisional, a la espera de lo que se resuelva en el proceso. La defensa tiene derecho a presentar recurso contra la medida.