La polémica entorno al servicio de Limpieza estuvo marcada por los incumplimientos por parte de la empresa concesionaria, tanto a través de los expedientes abiertos por técnicos municipales, y luego al reflejarse carencias en las auditorías que se encargaron. Además de convertirse en diana de las críticas de los grupos de la oposición al gobierno municipal.

En varios plenos, los populares pusieron de manifiesto que se incumplía el pliego de condiciones técnicas, y llegó a plantear, ante la falta de respuesta por parte del Concello, una rebaja en el recibo que pagan los ciudadanos, propuesta que fue rechazada.