Delegados de los sindicatos con representación municipal (UGT, CC OO, USO, CSI-CSIF y CIG) se reunieron ayer con la directora general de Recursos Humanos del Concello de Ourense, Carmen Rodríguez Dacosta, para establecer las nuevas bases de selección de personal laboral e interino, con el desacuerdo previsto.

El documento fue aprobado en esta mesa de negociación aunque no contó con el apoyo mayoritario de los grupos sindicales. Solo los representantes de UGT y CC OO, uno por cada organización, dieron su voto de aprobación a las nuevas propuestas que recoge dicha normativa. Por su parte, los siete representantes sindicales restantes de USO (3), CSI- CSIF (2) y CIG (2) votaron en contra de este documento que será sometido a la junta de gobierno local para su aprobación definitiva, según se anunció desde el Concello de Ourense. Indican, que tras la aprobación y posterior publicación, entrará en vigor siendo de aplicación para los próximos procesos selectivos.

Para el gobierno municipal, esta normativa supone un avance en materia de objetividad y transparencia y fomenta la eficacia en los procesos selectivos de personal. Pero, para los que votaron en contra de su aprobación, este hecho "no será un paso atrás, sino cinco", según han manifestado algunos de sus representantes. Mantienen que el propio proceso de votación es "injusto", ya que "votase lo que se votase la última palabra la tiene la administración aunque la mayoría de los representantes sindicales estuviesen en contra".

Los detractores de la normativa denuncian que no se hayan tenido en cuenta prácticamente sus propuestas o que se hayan visto gravemente modificadas. Desde el Concello mantienen que los técnicos municipales valoraron todas las propuestas formuladas por los sindicatos, pero que solamente se introdujeron en la normativa aquellas que se ajustan a la legalidad vigente.

Diferente valoración se hace por parte de los sindicatos que la rechazan, y sostienen que estas medidas no garantizan la igualdad de mérito y capacidad ni la transparencia de la que hace alarde el gobierno socialista. Denuncian además, uno de los puntos del nuevo reglamento, en el que se anuncia un sistema más transparente a la hora de hacer públicas las listas de contratación. Según se especifica en el documento, estas serán publicadas en todo momento a través de la web y de los medios de comunicación y se mantendrán actualizadas, de modo que todos los interesados sepan en cada momento qué puesto ocupan. Javier Gago, de la CIG, advierte de su ilegalidad, ya que "no se publicarán en ningún tipo de boletín oficial".

El desacuerdo con el documento se extiende a la parte que hace referencia al tipo de pruebas de selección. Gago señala que la propuesta de los sindicatos era hacer pruebas orales y públicas, pero esta medida no fue aceptada y se mantienen "escritas y privadas sin garantizar su transparencia". En esta línea, también se manifestaron desde USO, que votó en contra de la aprobación del documento, y desde la cual, reconocen "llevar luchando tres años" por que se saque un concurso de traslados. Solicitaron la presencia de un representante sindical en los procesos, que aunque no fuese miembro del tribunal, "garantizase la transparencia del proceso".

Es por eso que recurrirán administrativamente su aprobación y anuncian, que "de no rectificar el Concello estas medidas, denunciarán la situación públicamente" así como "el enchufismo de amigos y familiares" de miembros del gobierno.