El desplome del mercado del motor que en la provincia de Ourense cayó el 16,5 por ciento durante el pasado año repercute también en las arcas municipales a través del padrón fiscal. En el caso de la capital de As Burgas, el cobro del impuesto de vehículos de tracción mecánica correspondiente al ejercicio 2013 restará 175.000 euros con respecto al del año anterior, lo que supone una reducción del 3 por ciento en la recaudación prevista por la concejalía de Hacienda.

Ourense ha sido la segunda provincia gallega, por detrás de Lugo, más perjudicada por la bajada de las ventas de coches el año pasado, superando en un punto la media gallega (15,5%). Esta caída de las altas en matriculación sumada a las bajas anuales ha desinflado el censo municipal de vehículos en la capital que ha pasado de los 72.500 registrados en 2012, a los 71.680 que conforman el actual padrón.

Además, la crisis económica y la falta de fluidez del crédito hace que muchos ciudadanos alarguen la vida de sus vehículos envejeciendo el parque móvil. A nivel provincial, uno de cada cinco vehículos en circulación tiene más de 20 años de antigüedad. Su presencia en las carreteras se traduce también en una merma de los ingresos municipales vía impuesto, ya que las ordenanzas fiscales establecen una edad máxima para el cobro del tributo. En el caso del Concello de Ourense, se consideran vehículos históricos aquellos que superan un cuarto de siglo de vida. Los propietarios de estas reliquias a motor están bonificados al 100 por cien, quedando exentos del pago del impuesto.

En total, se han caído del padrón fiscal del impuesto de tracción mecánica del Concello de Ourense en 2013 un total de 820 unidades. Del conjunto de vehículos que conforman el censo, 56.288 son turismos, lo que representa un 78,5 por ciento del total. Le siguen en número los camiones, con 6.253 unidades; las motocicletas, con 4.309; y los ciclomotores, que suman 2.637. Además, están matriculados en Ourense capital 1.084 remolques y semirremolques, 887 tractores y 112 autobuses.

La tributación de estos vehículos recaudará un total de 5.563.601 euros, frente a los 5.737.476 que el Concello ingresó en 2012. El período de cobro voluntario comienza el viernes 1 de marzo y se extiende hasta el 30 de abril. Transcurrido el plazo de ingreso voluntario, las deudas se exigirán por el procedimiento de apremio con recargo e intereses de demora. Los contribuyentes pueden hacer efectivo el pago de la cuota correspondiente mediante ingreso en una entidad financiera colaboradora, a través de internet y por domiciliación bancaria.

Las tarifas se establecen por tipo de vehículo y número de caballos fiscales y están recogidas en la ordenanza fiscal reguladora aprobada en diciembre de 2006 y en vigor desde el 1 de enero de 2007. Un turismo de más de 20 caballos fiscales, por ejemplo, paga 218,10 euros.