Los vecinos de Soutomaior y todos aquellos que decidieron acercarse hasta el lugar pudieron disfrutar en la noche de ayer de una actuación en la que el consolidado cantante italiano Al Bano derrochó voz ante un público que, según la organización, rondaría las 2.000 personas.

El cantante solo ofrece dos actuaciones en España –la de ayer en Soutomaior y el lunes día 6 en el Teatro Häagen-Dazs Calderón de Madrid–, dentro de su gira que continuará por Europa, antes de dirigirse a Estados Unidos y a otros países, entre los que destacan Israel, Emiratos Árabes o Libia.

Asegura que guarda importantes sorpresas para el resto de las actuaciones que realizará. Nadie saldrá indiferente de sus conciertos, aunque solo sea por el esfuerzo que requieren algunas de las piezas que interpreta.

En su último disco el artista interpreta algunas de las obras más importantes de ópera, aparte de algunas de música clásica, de autores como Beethoven, Schubert, Händel, Offenbach, Tschaikowsky, Verdi, Puccini o Leoncavallo, entre otros.

El cantante, de 67 años, comenzó su carrera participando en algunos de los festivales musicales de mayor renombre. En 1965 actuó por primera vez en el de San Remo y en el 75 acudió al festival de Eurovisión. Casi una década después, en 1982, volvió al Festival de San Remo con una de las canciones que permanece en la mente de los que la conocieron en aquella época y que fue pasando de generación en generación. Se trata de su tema "Felicitá".

Al Bano combina su trabajo como artista con su gran pasión, los vinos, que ha comenzado a comercializar en España recientemente. En su pueblo natal produce algunos de los mejores vinos puglieses.