El vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana, y el conselleiro de Industria, Fernando Blanco, presentaron ayer las líneas estratégicas de inversión en materia de industria y empleo para Ourense en el período 2007-2009, un plazo en el que la provincia recibirá, si se cumplen los compromisos, un total de 80 millones de euros.

Los dos ejes sobre los que el Gobierno autonómico quiere sustentar el crecimiento ourensano en los próximos años son "el Parque Tecnológico de Galicia y la creación de suelo industrial".

La Tecnópole recibirá 18 millones de euros para ampliar su superficie, su edificabilidad y los metros de uso lucrativo, además de los otros 12 millones que se destinarán a la construcción de sus nuevas infraestructuras: el edificio Tecnópole I, el centro experimental de energías renovables y un edificio multiusos.

Respecto al suelo empresarial, se invertirán sólo en 2007, 5,6 millones en la Ciudad del Transporte del Polígono de San Cibrán; 5,5 en la consolidación del Polígono de Pereiro de Aguiar; 261.963 euros en la mejora de los accesos al parque empresarial de Vilamarín, y se destinarán 2 millones al Plan Director de Ordenación do Val da Rábeda.

Tras la presentación de estos datos, Quintana aseguró que "hay datos que indican que es posible otro futuro para la provincia", en el que aconseja "abandonar los localismos y la lucha fratricida e inútil con Vigo".

En opinión del vicepresidente gallego, el futuro de Ourense y su área metropolitana "pasa por una cooperación inteligente con Vigo y su área de influencia en la que Ourense tenga protagonismo propio y aproveche su situación estratégica como punto de conexión con la Meseta".

Para conseguir mejorar su situación, Industria y Vicepresidencia apostarán en Ourense por impulsar las políticas de I+D, valorizar los recursos y el correcto aprovechamiento energético, desarrollar infraestructuras tecnológicas, el fomento de la cooperación empresarial y la mejora del tejido comercial y turístico.

Un 14,6% más de ocupados y 982 nuevas empresas

Antes de que el vicepresidente de la Xunta anunciase las inversiones previstas para dinamizar la economía ourensana, el conselleiro de Industria hizo balance del dinero invertido en la provincia desde agosto de 2005 a diciembre de 2006.

En todo este tiempo, Fernando Blanco anunció ayer que Ourense registró un superávit comercial de 352 millones de euros, resultado de los 432 millones que supusieron las importaciones, frente a los 787 de las exportaciones, fundamentalmente carne, bebidas, prendas de vestir, maquinaria y madera.

En el mismo período, el número de ocupados en el sector industrial creció un 14,6 por ciento, hasta alcanzar los 25.000, algunos de los cuales desarrollan su actividad en alguna de las 982 nuevas empresas que se crearon.

Dos de las actuaciones en las que más incidió Blanco fueron las realizadas en materia de comercio y turismo. En el primer campo, destacó los 2,4 millones de euros invertidos en la revitalización de los centros comerciales abiertos como fórmula de dinamización, mientras que en materia de turismo resaltó el impulso dado a los planes de dinamización turística y la mejora de la oferta. Con una inversión de 7,2 millones, se subió un 10 por ciento la ocupación hotelera y los viajeros.