El vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana, anunció ayer que la residencia de la tercera edad que Sogaserso construirá antes de 2009 para dar servicio a la provincia de Ourense y a la demanda no atendida en otras zonas como Vigo o el Baixo Miño, se ubicará finalmente en el Concello de Ourense, en unos terrenos todavía por concretar de la zona de Barrocanes.

Aunque no hay nada cerrado al respecto, ésta es de momento la opción "más segura" para ubicar este gran centro residencial que ofertará 160 plazas públicas y que estará dotado con una cocina y una lavandería que, además de dar servicio a los internos, facilitará servicios de catering y lavandería a domicilio.

El departamento autonómico estima que de estos novedosos servicios podrán beneficiarse entre 1.000 y 1.200 personas cada día, a las que una empresa de transporte llevará a casa sus raciones de comida o su ropa limpia y planchada.

El objetivo de poner en marcha servicios de asistencia a domicilio, según explicó ayer Quintana, es "permitir a las personas mayores que tienen dificultades para defenderse, seguir en casa más tiempo si así lo desean, en lugar de forzarlas a ingresar en una residencia".

No obstante, para aquellas que lo necesiten, la sociedad pública Sogaserso, participada por Caixa Galicia y Caixanova, construirá en los próximos años cinco residencia repartidas por toda la comunidad, con las que se pretende alcanzar la media de cobertura que establece el Plan Gerontológico Nacional, 3,5 camas por cada 100 mayores, frente al 1,4 que tiene Galicia actualmente.

Éste es el compromiso adquirido ayer por el vicepresidente de la Xunta en un encuentro con los mayores de Ourense, en el que estuvo acompañado por el portavoz del BNG en el Concello, Alexandre Sánchez Vidal.

Ambos apostaron "por el bienestar social también como herramienta para la creación de empleo" y de hecho, explicaron que con el gran centro residencial que se construirá en Barrocanes y los servicios complementarios que a su alrededor se organicen "se crearán unos 200 puestos de trabajo directos", entre trabajadores sociales, sanitarios y cocineros, entre otros sectores profesionales. Quintana destacó, además, que las medidas que pretende impulsar su departamento en Ourense en materia de asistencia social se convertirán a corto plazo en "una buena salida para los alumnos de la facultad de Trabajo Social" del Campus.

Centros de día

Al margen de las residencias, el vicepresidente de la Xunta defendió la necesidad de crear nuevos centros de día en Ourense, dado que "actualmente existen dos privados pero ninguno público", y extender los programas de ayuda al hogar, del que actualmente en el concello sólo se benefician 300 de las 22.000 personas mayores de 65 años censadas en la ciudad.

También apuesta por incrementar de 40 a 200 los beneficiarios del servicio de teleasistencia en la ciudad, que permite a los mayores dependientes pedir ayuda por medio de una especie de busca y disponer de una asistencia inmediata a sus necesidades.

Diferencias con la administración local - "El Concello no exige inversión a la Xunta y yo no fuerzo a nadie"

Una vez más, el vicepresidente de la Xunta dejó claras sus diferencias con el actual grupo de gobierno en Ourense, del Partido Popular.

Quintana aseguró ayer que para Vicepresidencia, la actual postura del Concello es "muy cómoda" porque "no exige inversiones, no pide nada y por encima es la única de las siete grandes ciudades que se niega a firmar el consorcio de servicios sociales y rechaza inversiones de Vicepresidencia en materia social".

El líder nacional del BNG recordó que actualmente hay 190 concellos que se han adherido a esta iniciativa y asegura que "no entiende" a la corporación ourensana. Quintana subrayó que los gobiernos deben fijar sus prioridades en función de la gente que se va a beneficiar de sus políticas y que, por lo tanto, "la tercera edad debe ser una prioridad en la gestión de la Xunta".

De cara a mejorar su situación, el vicepresidente gallego se comprometió a "poner en marcha iniciativas" y matizó que "éstas irán más rápido si existe colaboración por parte de las corporaciones locales", circunstancia que, en su opinión, se daría "con alcaldes del BNG".

En este sentido, Sánchez Vidal manifestó su intención de colaborar estrechamente con el Gobierno gallego y poner en marcha centros de día y unidades de trabajo social en cinco barrios de la ciudad. Otra de las medidas que tiene en mente el candidato del BNG a la alcaldía es mejorar la accesibilidad de 50 edificios de Ourense done viven personas con dificultades de movilidad.