X.M. del Caño / OURENSE

El Concello de Ourense ordena la suspensión de las obras que está realizando Mercadona para construir un supermercado en el barrio de Mariñamansa, situado en los números 4 y 6 de la rúa do Regato y de la rúa Leiras Pulpeiro, indicando que la paralización debe de hacerse efectiva "de forma inmediata", al comprobar el concejal titular de Urbanismo, José Luis Rodríguez Cid, "la veracidad de los hechos denunciados".

El servicio de Urbanismo del Concello requiere a Patricia Cortizas Sánchez, como representante de Mercadona, y al promotor-constructor y director técnico de la obra, "si lo hubiere", para que procedan a suspender la ejecución de las obras. Rodríguez Cid ordena la incoación de expediente de reposición de la legalidad urbanística y le concede a los interesados un plazo de diez días de audiencia, para que hagan las alegaciones que estimen convenientes.

Advierte a Mercadona y al promotor que en caso de que no paralicen las obras inmediatamente, "el alcalde podrá ordenar la retirada de materiales preparados para ser utilizados en la obra y la maquinaria que se está empleando", para proceder a su precinto, además de impedir el suministro de agua, electricidad, gas y telecomunicaciones.

Rodríguez Cid afirma que, en caso de incumplimiento de la paralización, el alcalde también podría imponer multas coercitivas por importe de 600 a 6.000 euros, reiterables "hasta lograr el cumplimiento de la orden de paralización".

La Oficina de Disciplina Urbanística confirma que la licencia "se encuentra actualmente en trámite".