Decenas de congregaciones religiosas, asociaciones de laicos y fieles en general participaron ayer en el acto de reparación celebrado en la Catedral de Ourense, en el que los participantes, elevaron oraciones y plegarias de reafirmación de su fe, en respuesta a determinadas obras que consideran "blasfemas y ofensivas" para la Iglesia y sus santos, como la película "Teresa, Corazón de Cristo", dirigida por Ray Loriga, que aborda supuestas relaciones carnales entre Jesucristo y Santa Teresa de Jesús, o la exposición fotográfica subvencionada por la Junta de Extremadura, que muestra imágenes de Jesús, la Virgen María y los santos en gestos o actitudes lascivas.

Algunos de los participantes se desplazaron incluso desde Vigo, como Rubén Quiñónes, del Grupo San Miguel Arcángel , ataviados con la capa de este colectivo laico. "Todo lo ocurrido es una provocación, no se puede tratar la fé a la ligera", indicó,"por eso nosotros ante las ofensas, respondemos orando".

Para Alsira Sánchez, miembro de la Legión de María, un colectivo de laicas que venera a la virgen y que, para su bien, no vio la interpretación erótica de la Anunciación del Arcángel San Gabriel a María que realizó el fotógrafo extremeño y está colgada en internet, "este mundo está loco, ya no hay respeto".

Alsira, que dedica varios días a la semana a venerar al Santísimo, acudió a este acto de reparación de las ofensas a los santos, "porque cada vez la sociedad está más degradada, antes se besaba la mano a los sacerdotes, se inclinaba la cabeza al cruzarse con un policía, y ahora ya no se respeta ni a los santos".

Jorge Juan Pérez Gallego, párroco de Muíños y consiliario de la Legión de las Almas Pequeñas de Ourense, un colectivo de religiosos y laicos implantado en medio mundo, que organizó esta oración contra la blasfemia en la ciudad, explica que "fue un acto de oración conjunto, que han realizado a la misma hora las congregaciones religiosas desde sus conventos, o desde iglesias de la provincia".

La película de Ray Loriga, con la actriz Paz Vega, en el papel de Santa Teresa de Jesús, no fue visionada por ninguno de los allí presentes. "No es necesario, basta con ver la imagen desnuda de la actriz, y la mano de Jesús con las llagas manoseándola, para darse cuenta de lo que puede contar; es una barbaridad", indicó Mari Carmen Devesa, quien acudió al acto "al enterarme en mi parroquia de La Trinidad, a través de unos carteles, que se iba a realizar esta oración conjunta de reparación de las ofensas realizadas a la Iglesia y a los santos".

Fue la propia Conferencia Episcopal Española, la que en una nota remitida a las distintas diócesis, invitó a todas las congregación religiosas y colectivos laicos del país, a convocar actos de desagravio a través de la oración,con una inesperada respuesta de fieles en Ourense , pero al que por problemas de agenda, no pudo sumarse el obispo