Uno de los términos revitalizados a raíz de la aplicación del nuevo modelo de urbanismo que promueve la Consellería de Vivenda es el de feísmo. Para combatir este fenómeno arquitectónico, especialmente en zonas del rural, el departamento autonómico concedió el año pasado un total de 2,4 millones de euros a la provincia de Ourense, donde se ayudó a rehabilitar y cambiar la cara a unas 838 viviendas.

El Gobierno autonómico subvencionó el pasado año entre el 40 y el 50 por ciento del coste de los proyectos de remodelación de casi 850 inmuebles distribuidos en 89 concellos de la provincia, quedando únicamente tres municipios al margen de esta importante línea de ayudas: Ribadavia, Cenlle y Pontedeva.

La localidad más beneficiada por estas subvenciones durante el año 2006 fue O Bolo, al recibir 88.759 euros que ayudaron a rehabilitar un total de 24 viviendas. Le siguió de cerca el municipio de A Veiga, también en la comarca de Valdeorras, con 88.652 euros a repartir entre 27 inmuebles. Tampoco muy lejos se encuentra el municipio de Vilar de Barrio, donde 31 familias se beneficiaron conjuntamente de los 85.707 euros concedidos por la Consellería de Vivenda a la zona en el último año.

En el otro extremo se encuentran municipios como Verea, donde el departamento de la Xunta sólo ayudó a rehabilitar una única vivienda con la nimia cantidad de 979 euros; y A Rúa, que recibió 1.201 para "rejuvenecer" un inmueble.

Hay otros siete concellos donde Vivenda concedió una única subvención, pero estas fueron algo más cuantiosas, como por ejemplo los 5.059 euros que recibió una familia de Larouco para mejorar su casa o los 2.606 de otra de Avión.

Poco para As Burgas

Al tratarse de una línea de subvenciones para el rural, el Concello de Ourense, en su mayoría casco urbano, está entre los que menos dinero recibieron, un total de 12.862 euros, que se repartieron entre cinco actuaciones.

La ciudad recibió, aproximadamente, la misma cantidad que el Concello de Barbadás (11.852 euros), Paderne de Allariz (10.408) y Parada do Sil (10.841).

En conjunto, los proyectos subvencionados en 89 concellos supusieron una inversión de 2,4 millones, que ayudaron a Ourense a luchar contra el feísmo, y a los que se deben sumar 420.000 euros invertidos en el embellecimiento de los conjuntos históricos de la provincia, una importante fórmula de captación de fondos públicos.

El municipio más beneficiado fue el de Ourense, con 268.713 euros para un total de 95 viviendas del casco viejo y le siguen, ya de lejos, el de Celanova, con 74.009 euros para 27 edificios; Ribadavia, con 50.638 euros a repartir entre 16 proyectos; el de Allariz, con 25.922 euros y siete actuaciones, y, por último, el de Verín, al que se aprobó 1.182 euros para una única rehabilitación.

Finalmente, las Áreas de Rehabilitación Integral declaradas por Vivenda en Ourense hasta el momento también han atraído 229.430 euros para la provincia con los que se ayudaron a subvencionar 49 intervenciones. Allariz recibió 95.304 euros; 62.000 fueron para el casco histórico de Ribadavia; 40.386 para la zona vieja de Ourense; 23.850 para Celanova y 7.754 para el barrio de Seixalbo.