El principal objetivo de los alcaldes de la comarca de Monterrei es que se adopten "medidas productivas para revitalizar la comarca". Además del Parque Empresarial y el Circuito de Automovilismo, los regidores quieren que el Gobierno gallego dote la zona con infraestructuras hidráulicas y viales, "al igual que se hizo en los pueblos afectados por el Prestige".

Asimismo, son conscientes de que "la responsabilidad de que el monte arda es de todos", reconoce el alcalde de Monterrei, José Luis Suárez Conde, quien espera que la visita del presidente de la Xunta "no sea sólo una cuestión de imagen" y que dé como resultado medidas concretas "que favorezcan los intereses económicos y ecológicos de la zona".

Uno de los temas abordados durante el encuentro con Touriño, el conselleiro de Medio Rural, Alfredo Suárez Canal, y el director xeral de Montes, Tomás Fernández Couto, fueron los presuntos pirómanos y sus motivaciones. En este sentido, durante su comparecencia en el concello de Verín, el titular de Medio Rural explicó que, en su opinión, "la legislación era lo suficientemente rígida como para garantizar que nadie planta fuego con el objetivo de reurbanizar el terreno".

Por su parte, el alcalde de Monterrei explicó que la mayor parte de los regidores de la zona comparten la hipótesis de "un grupo organizado que pretende desestabilizar la comarca pero que no atacan a nadie en concreto". Suárez Conde asegura que "la esperanza es lo último que se pierde" pero reconoce que hasta que finalice la temporada estival "pueden surgir nuevos incendios que pongan en peligro algún pueblo", ya que no se explica como habiendo gente que ve a presuntos pirómanos plantando fuego, después no logran describirlo e "incomprensiblemente no apuntan la matrícula".

Medidas urgentes

El alcalde de Vilardevós, José Luis Pérez, se muestra "muy satisfecho" con la visita del presidente de la Xunta a Monterrei y lo entiende como "un gesto de favor" hacia "todos".

Durante la reunión recordó que en Vilardevós, donde ardió un tercio del municipio, según sus propias declaraciones, son muchos los vecinos que han visto o verán mermados sus ingresos, al desaparecer viñedos, tierras de pasto, zonas de setas y producciones de pinos y carballos, entre otras especies.

En cuanto a las competencias que deben asumir los concellos para frenar la oleada de fuegos en verano, Pérez asegura que se habló de la necesidad de elaborar un Plan de Ordenación para la comarca, que permita al concello limpiar propiedades privadas en el monte, cuando sus dueños no se hagan cargo. En este sentido, Pérez asegura que "se debería aprovechar la sensibilidad actual para hacer cortafuegos", ya que, explica que, "en otro momento, es más difícil no chocar con los intereses privados".

Otro de los temas importantes de la reunión, a su parecer, fue la necesidad de ponerse en contacto con la Confederación Hidrográfica del Duero, para la limpieza y desescombro del río Támega, ya que "el riesgo de inundaciones con la situación actual de las montañas y los márgenes del río se ha incrementado", lamenta Pérez.

Finalmente, el alcalde de Laza insistió en que "no todas las localidades se han visto igual de afectados", por lo que habrá que adoptar medidas concretas y diferenciadas dentro de un mismo municipio. Una de sus prioridades es la repoblación de la masa forestal calcinada, entre la que distingue masa forestal común, cuyas explotaciones tardan en recuperarse unos 30 años, y masa de árboles nobles (castaños y robles), algunos de los cuales superaban los 300 años.