La provincia vivió ayer una nueva oleada de incendios que cercó casas y obligó al corte de varias carreteras. Mientras la Consellería de Medio Rural cifró el número de incendios en un total de 16, declaraciones del propio conselleiro en la materia, Alfredo Suárez Canal, apuntaban a que "llevamos tres días seguidos en el sur de Ourense, superando los 60 fuegos diarios, y se producen situaciones de alarma 1 con amenaza de daños a la población, viviendas y propiedades, y cuando se apagan unos aparecen otros y así, sucesivamente".

La comarca de Monterrei volvió a ser ayer una de las más afectadas por el fuego, concretamente en Albarellos, donde se mantuvo la alarma 1 durante todo el día. Según la Xunta, trabajaron en la zona 2 agentes, 6 cuadrillas, 4 motobombas, 4 helicópteros, 2 aviones anfibios y 5 palas, y se vio afectada la iglesia de Infesta.

El alcalde de Monterrei, José Luis Suárez Conde, señalaba ayer que el fuego estaba totalmente desbordado y que se acercó a algunas casas, aunque no fue necesaria la evacuación de los vecinos. Sin embargo, muchos de éstos abandonaron sus viviendas para colaborar con las brigadas de extinción.

Corte de carreteras

Por su parte, el incendio declarado en Mourazos (Verín), hizo necesario que se activara el nivel de alarma 1. Además, desde las 16:30 horas obligó a cortar temporalmente la carretera N-532 entre Verín y Chaves, entre los puntos kilométricos 8 y 14. En este incendio actuaron 3 brif (brigadas de intervención forestal compuestas por 17 personas y 1 helicóptero), 3 cuadrillas, 1 agente, 2 motobombas y 6 palas. También estuvo cortada, al menos durante cuatro horas, la N-525 a la altura de Pazos, en Verín.

En el caso de Sampaio, en Lobios, trabajaron 2 helicópteros, mientras que en Pitelos (Verea), colaboraron en la extinción 1 agente, 1 cuadrilla y 1 pala. En Soutomaior (Taboadela) no llegó a haber alerta 1 pero las llamas provocaron el corte de la A-52 a la altura del punto kilométrico 211, en dirección Vigo, una hora.

Los incendios nombrados anteriormente, continuaban activos a las 19:00 horas de ayer, según la Consellería de Medio Rural. Sin embargo, daban como controlados el de Vilardecervos (Vilardevós), en el que se mantuvo sin embargo la alerta 1 mientras se enfriaba el perímetro. En Mixós (Monterrei) se levantó la alerta 1. También quedó controlado el de Guamil (Baños de Molgas), con 1 brif y 1 avión; el de Ambía, en el mismo municipio, con 1 agente y 2 cuadrillas; el de Calvelo (Maceda), con 2 aviones ligeros y 2 helicópteros; el de Ordes (Rairiz de Veiga), con 1 agente, 2 cuadrillas y 1 motobomba; el de Lucensa (Cualedro), con 1 agente y 1 cuadrilla, y el de Barbadás, con 2 cuadrillas y 1 motobomba.

Medios aéreos del Estado

El elevado número de incendios y la imposibilidad de controlarlos en su totalidad, obligó a actuar a medios aéreos del Estado, que se desplazaron a Ourense procedentes de otros puntos de la geografía española.

Así, según fuentes oficiales, 3 hidroaviones de refuerzo actuaron en la provincia. El de Torrejón de Ardoz lo hizo en Cualedro y de los otros dos, ambos de la base de Matacam (Salamanca), uno de ellos actuó en Piñor y se desplazaban al aeropuerto de Lavacolla a recargar combustible.

La brif A de la base de Daroca (Zaragoza), con 18 personas, acudió a los incendios de Baños de Molgas, mientras que la brif B, con 9 miembros, de la base de Tineo (Asturias), estuvo en Piñor.

Por su parte, la brif A de Laza acudió a un incendio a Maceda y una avioneta de carga en tierra de la base de Sandiás estuvo en Taboadela y la otra, en Vilar de Barrio.