El director xeral de Infraestructuras Agrarias, Xosé Carballido, que estará presente hoy en la reunión de la mesa do Viño, dijo ayer que una de las primeras medidas que pretende poner en marcha la Consellería do Medio Rural, es establecer contratos homologados, como ya están funcionando en otros lugares, para que el viticultor pueda tener su cosecha con una garantía de precios, y evitar los problemas que se produjeron en los últimos años.

En cuanto a la reunión, en la que estará presente el director xeral de producción Agropecuaria e Industrias alimentarias, Antonio Oca, señala que el conselleiro, Alfredo Suárez Canal "quiere escuchar a todas los interlocutores; sector productor, elaborador, comercializador, y organizaciones agrarias".

Lo que si adelanta Carballido es que la consellería debe tener una labor de intermediación para poner al sector productor y elaborar "en común, y que dialoguen", además de "incentivar y apoyar, desde el punto de vista de promoción del producto".

Además de reconocer la necesidad de poner en marcha medidas para reestructurar el sector, que "está pasando épocas complicadas", Xosé Carballido dice que existe "un problema estructural muy grande", debido a que "no hay una viticultura ligada a las bodegas", de ahí que el objetivo de la consellería es que "esos intereses se pongan en común".