El cuerpo sin vida de Camilo Guerra Rodríguez, el empresario natural de Amiudal, en Avión, afincado en México D.F. desde hace cincuenta años, y que fue secuestrado el pasado mes de julio, era rescatado el pasado martes en el Parque Los Dinamos, en una zona boscosa de los montes que rodean la capital mexicana. La última vez que fue visto con vida, disfrutaba de una jornada de pesca y una comida campestre, en compañía de un grupo, también de emigrantes.

El fatal desenlace del secuestro de Camilo Guerra Rodríguez, de 75 años, ha caído como un jarro de agua fría en las poblaciones de Amiudal, en Avión, de donde era natural, y Beariz, donde nació su mujer y donde pasaba habitualmente largos períodos vacacionales tras haber llegado a la jubilación.

Los vecinos de estas dos localidades no se creían aún que el secuestro acabara con el hallazgo del cadáver de este emigrante. Incluso cuando se supo que había sido secuestrado, muchas de las personas que le conocían aseguraron que no era el típico que alardeara de dinero, e incluso que la situación económica no era precisamente bollante, aunque mantenía una buena posición.

En busca del dinero

Vecinos y personas cercanas a la víctima aseguraron que se había pedido a la familia un rescate de 1.000.000 de dólares, y que desde que se conoció esta cantidad tanto la familia que estaba en México como la que se encontraba en Ourense, comenzaron a reunir dinero.

Los familiares de Camilo Guerra que viven en la comarca carballiñesa, cuñados de la víctima, no quisieron hacer ningún tipo de declaración sobre este trágico suceso del que tuvieron noticia en la noche del pasado miércoles. Lo único que declararon es que sabían que se estaba negociando el secuestro, pero que no habían tenido contacto con sus familiares en México desde hacía varios días.

El secuestro tuvo lugar hace cinco semanas cuando Camilo Guerra Rodríguez estaba, junto a unos amigos, pescando en un río cercano a la capital de Méjico. Fue en ese momento cuando desapareció, siendo los compañeros los que avisaron a la familia.

El cuerpo sin vida de este vecino de Amiudal fue encontrado por la Agencia Federal de Investigación de México, que según unas fuentes había sido requerida en este suceso por la embajada española, aunque otras fuentes señalan que se encontraban siguiendo otro caso cuando descubrieron en cadáver. El análisis forense señaló que la muerte se produjo por asfixia, y que el cadáver podría llevar más de una semana allí. Al parecer, la recuperación del cuerpo de Camilo Guerra fue costosa por la situación en la que se encontraba, teniendo que trabajar durante varias horas los bomberos de la zona.