Por segundo año el Concurso de Cantautores se celebra en la calle, pero en esta tercera ocasión acoge una diferencia con respecto al anterior, permite que los concursantes sean de cualquier origen, cuando anteriormente sólo estaba abierto a ourensanos. Este certamen que se inició el pasado sábado se prolongará durante los siguientes, 20 y 27. Organizándose la semifinal el 3 de septiembre y el 10 del mismo mes la gran final, en la que los cantautores participantes recibirán un premio de 700 euros, en el caso del que quede primero y 300 en el caso del segundo.

Tal prolongación en el tiempo del concurso es lo que ha provocado que el único invitado, de sexo femenino, de esta noche, Marisol Sánchez Cirerol, no pueda participar. La cantautora lamenta no poder ser una concursante más. "Mañana me vuelvo a Méjico, tras la vacaciones, y es por ello que no puedo participar ya que no puedo quedarme hasta la final", relata la joven de 19 años, estudiante de contabilidad en su país y que reconoce sería capaz de abandonarlo "por la música".

Por el momento, no se lo plantea y desea vivir el momento que esta noche le ha brindado la organización del certamen y en el cual, anticipa, cantará, guitarra en mano, "algo de Maná o de los trovadores mejicanos, Oscar Chávez o Fernando Delgadillo, aún no lo tengo claro, pero seguramente tocaré algo que le suene al público de aquí".