En relación con las manifestaciones vertidas esta semana por los diputados de BNG, PP y PSOE, sobre el futuro de Benposta, el Colectivo de Ciudadanos considera que "Benposta es un proyecto viable" aunque reconocen la necesidad de "adaptarlo al siglo XXI". Al igual que la diputada nacionalista, Tereixa Paz, que apuesta por "un proyecto social similar", los ciudadanos y muchachos de Benposta miran con optimismo al futuro, donde creen posible una Benposta reformada.

Los representantes de este grupo de ciudadanos explican que el proyecto inicial era viable en los años 50, pero ahora necesita modificar algunas "cosas y actitudes de la Junta Directiva", hecho que aprovechan para denunciar que hubo decisiones de esta junta y del Padre Silva, como "la deportación de muchachos injustificadamente", que contribuyó al derrumbe del proyecto.

Por otra parte, estos ciudadanos recuerdan al Padre Silva que "Benposta es algo físico, está aquí y hay que buscar soluciones reales", en referencia a las manifestaciones de Silva, hablando de Benposta como un ente y no como algo físico. En este sentido, el colectivo agradece "el esfuerzo que están realizando los trabajadores de Benposta, al estar viviendo en una situación precaria" y de los que afirman "no están en situación de embargar ni especular" con los terrenos motivo de la discordia.

Finalmente, denuncian que las acusaciones del hermano Silva "dan una imagen falsa de la realidad de Benposta" y critican que "salvo algunos periodistas", otro problema es que "no ha habido jueces que se acercasen a ver cómo estaba la Ciudad de los Muchachos", pese a que reconocen que no es algo que pueda apreciarse a simple vista.