El medio ambiente, ¿el olvidado?

Iván José Pereiro Fernández

El futuro de las políticas climáticas se decidirá el 9 de junio y si las encuestas aciertan no será un buen resultado. Lo vemos en dos ejemplos de posibles resultados electorales: mientras que la extrema derecha alemana podría ganar ocho escaños en el Parlamento Europeo, las encuestas anticipan una pérdida de nueve escaños para los ecologistas; lo mismo ocurre en Francia, donde la extrema derecha obtendría 14 escaños, mientras que los ecologistas perderían seis eurodiputados. Son solo dos ejemplos de lo que podría suceder en Europa el próximo domingo y por ello nos preguntamos, ¿será el medio ambiente el gran perdedor de estos comicios electorales?

Fue en el año 2020 cuando el Pacto Verde se aprobó y fue vendido como uno de los grandes logros del gobierno de Von der Leyen para reducir las emisiones y conseguir la neutralidad climática en 2050 y a ese gran fin habría que haber ido adaptando toda la normativa europea, pero los efectos de la pandemia o la Guerra de Ucrania truncaron los planes y las prioridades empezaron a cambiar.

A día de hoy, los expertos dibujan una Europa especialmente preocupada por la defensa y por no repetir la dependencia de países como Rusia. Así, los socialistas europeos reconocen que la “aplicación del Pacto Verde no va a ser fácil”, mientras que las derechas más extremas optan por la vía rápida “el cambio climático es un cuento” dice Marine Le Pen en Francia. Y es que la Europa de hace cinco años no es la misma que la de hoy y muchas preguntas que tenían una respuesta sencilla ya no la tienen.

La evidencia es clara, el cambio climático ha dejado de ser una amenaza para convertirse en una de las mayores causas de mortalidad en el mundo. La temperatura media del planeta está aumentando aceleradamente, y se va acercando a ese límite de 1,5 ºC que nos marcamos no superar y que cada día parece más inevitable. Esto está suponiendo fenómenos climáticos cada vez más extremos y más frecuentes, como olas de calor y sequías que arruinan cosechas, megaincendios o episodios de lluvia torrenciales en un corto espacio de tiempo. Todo ello pone en peligro recursos y vidas humanas en todo el mundo. Lo que está en juego no es solo el mercado interno europeo o las políticas medioambientales, es nuestro futuro desde todos y cada uno de los distintos puntos de vista.