96 años de amor a su nación. Pasó por mil problemas familiares graves. Visitó a siete papas. Señora con clase, con elegancia, sabía estar en cada momento y darle al pueblo lo que necesitaba. Reina real, reina de reyes con gran nivel cultural, gran moderadora y pacifista. Reina que se casó muy enamorada, según cuentan las crónicas de aquellos tiempos. Reina querida y admirada en toda Europa y parte de América. En su reinado hubo mil terremotos, pero ella ha sido muy inteligente y siempre ha salido del paso. “Reina de Reinas”, querida, admirada como ninguna. No hubo ni habrá nunca una reina igual. ¡Cómo defendía, quería y mimaba a sus perritos y caballos! Descanse en paz Su Majestad.