Se ha hablado y escrito mucho, pero no vemos una solución al transporte público en la ría de Arousa.

Estamos disfrutando del verano y se nos recomienda utilizar el servicio público de transportes, por la falta de aparcamientos, una buena idea, pero ese servicio no funciona por la falta de autobuses.

En el trayecto entre Vilagarcía, Cambados, O Grove y Sanxenxo, con un paisaje de 5 estrallas, apenas existen autobuses para trasladar turistas, pensionistas, jóvenes y disfrutar de los días largos de verano.

Un autobús que una estos cuatro concellos con más frecuencia y además con un paisaje incomparable, es muy difícil de conseguir. Cuando está en juego el interés propio, la solidaridad con los concellos vecinos desaparece, como la nieve al sol.

No vemos intereses comunes, pero sí el interés propio y mientras las administraciones razonen de esta manera, esa colaboración aparentemente apreciada no funcionará.

La Mancomunidad del Salnes parece que también se fue de vacaciones y mejorar durante el verano la conexión de puntos turísticos lo dejará para el invierno.

En Galicia se habla mucho de un turismo de película, pero aún falta mucho para acercar ese turismo al visitante.