El Xocas la ha vuelto a liar. Y las feministas estamos cabreadas. Llevamos años intentando que se entienda que el consentimiento es la base de cualquier tipo de relación. Y ahora ha venido un ‘streamer’ a tirar por tierra todo nuestro trabajo.

Resulta que tiene un amigo al que le gusta “salir sin beber para poder liarse con alguna tía colocada”. Y al ‘streamer’ le parece que su amigo es un crac, claro. Pues, Xocas, déjame decirte que tu comentario es extremadamente peligroso.

En primer lugar, porque el comportamiento de su amigo es violencia sexual. Está describiendo una situación que ha sido planificada con el fin de buscar chicas “que se chocan contra las columnas” y poder tener algo con ellas. Lo que viene siendo aprovecharte de víctimas vulnerables debido a su estado de embriaguez.

Por otra parte, recordemos que el público de sus directos es, mayoritariamente, gente adolescente. Y en las nuevas generaciones es más sencillo influir. ¿Qué país se nos quedará si los menores normalizan la violencia sexual?

Que el Xocas admire el comportamiento de su amigo, y encima lo cuente ante millones de espectadores de una forma tan natural, es apología de la violación.