Empieza oficialmente el invierno, tendremos el día más corto del año en el hemisferio norte y por el contrario la noche más larga. De niña –y no tan niña– siempre me lo decías, papá.

Un día especial en mi familia y no porque empiece el invierno, sino porque estás de cumpleaños, así que ¡feliz vuelta al sol, papá! En ese día siempre nos juntabas a todos, pero en este maldito año no podrá ser. Así que los regalos los hemos enviado al cielo; Pedro y Alejandro también participaron, y que sepas que esta celebración queda pendiente porque “volveremos a vernos, pero aún no”.

Con la luna casi llena como cuando te fuiste, la noche aunque sea larga, no parecerá tan oscura. Y aunque los días sean más cortos, te echo más de menos.

Sigue cuidándonos a todos como siempre.