A vueltas con la muerte

Félix Caballero

Veo en televisión a Pablo Motos asombrarse –casi ofenderse– por el hecho de que Arturo Pérez-Reverte dice tomarse con naturalidad que tenga que morirse. Y leo en un diario que Xosé Carlos Caneiro escribe que “chegará un día en que haberá que prohibir a morte”. Es curioso que esta misma sociedad que vive de espaldas a la muerte y la considera algo intolerable, promueve al mismo tiempo la eutanasia –porque no solo la permite–, animando a suicidarse –a pedir que los maten– a los enfermos y a los desesperados, a los que celebra como grandes progresistas, referentes morales y auténticos superhéroes. Pero claro, la eutanasia es solo una pieza más de la cultura de la muerte que preconiza esta sociedad nuestra tan avanzada.