En relación a las declaraciones del presidente del Gobierno sobre la imputación de la Sra. González Laya, por la supuesta entrada irregular a España del líder del frente polisario, pienso que, en la defensa contundente de la actuación de la exministra, subrepticiamente subyace, su propia autodefensa. Pues cuando alude que la acogida del Sr. Brahim Ghali fue por motivos humanitarios y siempre conforme a la ley, me trae a la memoria el viajo aforismo jurídico: “Excusatio non petica, acusatio manifiesta”, porque a mi entender, el presidente Sánchez se equivoca, precipitándose en hacer declaraciones que nadie le ha solicitado, porque con sus contestaciones sobre el caso, no hace sino adelantarse a una hipotética declaración personal, en el caso de que se le pudieran, sobre su responsabilidad en esta actuación diplomática, algo que al menos por vía judicial, todavía no se han determinado.