Este verano tan invernal le obliga a uno a leer más de lo que es normal en esta época del año.

Me han regalado un libro escrito por Evan Osnos, ganador en 2014 del National Book Award. Creo que es importante conocer la vida y milagros de Joe Biden, actual presidente de EE UU.

El presidente, para bien o para mal, es el hombre más poderoso del mundo con permiso de rusos y chinos.

Joe Biden es el segundo presidente católico de EE UU, después del malogrado John F. Kennedy. Biden tuvo la desgracia de perder a su mujer y a su hijo hace más de doce años y fue senador muy joven, especializado en las relaciones internacionales conociendo a todos los mandamás y gente importante de todo el mundo.

Fue nominado vicepresidente de Obama, un presidente casi negro del partido demócrata, y Joe Biden, blanco de origen irlandés, compensaba la negritud de su presidente.

Obama, de una sensibilidad impresionante para los problemas de las clases trabajadoras y humildes fue reelegido por segunda vez presidente. Este hombre no tenía la menor formación en política internacional y ahí fue cuando Joe Biden se agigantó con sus muchas relaciones que había cosechado siendo senador para asuntos internacionales.

Pero se le cruzó en el camino Hillary Clinton, compañera en el partido demócrata, y muchos dieron por muerto a este vicepresidente de Obama de avanzada edad. Pero las cosas no fueron así.

Apareció en escena el multimillonario Donald Trump, que ganó para el partido republicano la presidencia de los EE UU.

Con su lema “América para los americanos” consiguió aislar a EE UU del concierto internacional.

Ni los aliados de toda la vida ni la gran mayoría de los norteamericanos estuvieron de acuerdo con este Donald Trump que no representaba el papel que los EE UU significaban en el mundo.

El partido demócrata tenía su pieza de recambio, Joe Biden, mayor, sí, pero con una sabiduría propia de su edad y con un conocimiento profundo del mundo internacional.

Fue nominado para presidente de los EE UU y los americanos, con buen sentido, eligieron presidente a Joe Biden.

Aunque no estoy de acuerdo con alguna de sus actuaciones, creo que será un gran presidente tanto para los americanos como para el resto del mundo. Su buen sentido fue nombrar vicepresidente a una mujer joven y afroamericana, Kamala Harris, que representa a miles de jóvenes inconformistas que desean cambiar las cosas.

Creo que tenemos Biden para rato. Muchos españoles están muy contentos con el esquinazo que le dio a Pedro Sánchez en la reunión de la OTAN hace unos meses.

También están contentos de que en la visita de Sánchez a EE UU en la agenda no apareciese el encuentro con el presidente.

Lo que consiguió el señor Sánchez fue que los americanos lo considerasen el presidente de gobierno más guapo del mundo.

En Hollywood lo han contratado para hacer de Pinocho el rey de las mentiras y en Suecia le quieren dar el premio Nobel de las no verdades. Pobre España en sus manos.

Joe Biden con toda la tragedia de Afganistán ha sido consecuente y dice que no está dispuesto a que mueran más soldados americanos cuando los afganos son incapaces de defenderse a sí mismos. Su presidente fue el primero en escapar.

*Miembro del Club 55