Pocas cosas nos faltaban por ver, pero el comunicado conjunto de Comisiones Obreras y Unión General de Trabajadores –apoyando el indulto a los presos del “procés”– es un paso más de vergüenza sindical, y, por tanto, de nuestra sociedad española.

Los dos sindicatos mayoritarios justifican el apoyo a Pedro Sánchez en un “nuevo tiempo político” para superar episodios pasados en Cataluña. Para los ingenuos que siguen pensando que los sindicatos deberían dedicarse a defender los intereses de sus compañeros y no a entrometerse en cuestiones políticas, tal vez esto les haga reflexionar.

CC OO y UGT no dan gratis su apoyo a Sánchez. Fueron debidamente “regados” –es decir, comprados de nuevo– hace unos meses en los Presupuestos Generales del Estado, subiéndoles un 56% la subvención a los sindicatos. ¿A ver si el lector adivina o recuerda quién propuso ese incremento? Casualmente, el PSOE, Unidas Podemos y ERC?

En buena lógica, los sindicatos deberían dedicarse a su razón de ser. Hace tiempo que los dos mayoritarios reaccionan de modo muy distinto ante medidas del Ejecutivo, según gobierne el PP o el PSOE. Todo el mundo lo sabe y lo comprueba.

Mariano Rajoy redujo, en plena crisis, las ayudas a los sindicatos; ahora, en plena crisis del COVID-19, Pedro Sánchez la eleva, dando la razón a quienes defienden que el Gobierno tiene dinero para lo que quiere, especialmente para comprar y silenciar a los sindicatos mayoritarios, y hasta recibir su apoyo en situaciones de emergencia como la de indultar a los presos del “procés”, indulto mayoritariamente rechazado por la mayoría de los españoles y de los propios militantes del PSOE.