Mi familia y yo ya estamos vacunados, tuvimos suerte, ya que solo hubo unas pequeñas secuelas.

Pero, por desgracia, muchas personas sí las han padecido, pero no secuelas de 48 horas, sino de estar metidos en la cama, con fiebres altas, vómitos, dolores musculares, etc. Y creo, según me contaron, que algunas de estas secuelas han derivado en patologías de distinto tipo.

Lo que sí pienso es que después de haber vivido un durísimo confinamiento, el cuál produjo cuadros graves de ansiedad, que todavía hoy se arrastran, que después del “horror vivido” y que a pesar del optimismo, que lo tengo y mucho, no quita que también piense, que una variante de no sé dónde, vuelva a mutar y nos trastoque todo de nuevo. Espero y deseo que no sea así.

Que todo este horror que hemos vivido no vuelva, está en todos y cada uno de nosotros. Ya nos han dado el primer aviso. Ha sido un aviso con un bicho asesino que ha matado y que se ha llevado vidas que muchísimas persona, que por desgracia la mayoría de las personas que se han ido han estado solas, sin nadie a su lado.