Hace ya algún tiempo FARO DE VIGO tuvo a bien publicarme una carta en la que cuestionaba el actual método de elección de los miembros de las mesas electorales. Y decía, resumiendo, que parece absurdo obligar a la gente a formar parte de una mesa electoral cuando, paradójicamente, el derecho al voto solo es voluntario. Y proponía la modificación de la LOREG para definir otro método de selección de los miembros de las mesas, como por ejemplo el reclutamiento de voluntarios. A este respecto, incluso dirigí escritos a los representantes de los grupos parlamentarios mayoritarios en aquel momento en el Congreso de los Diputados, dando cuenta de esta situación y proponiendo esta modificación legislativa; por cierto, sólo tuvieron la amabilidad de responderme los representantes del PSOE y del PP; los “nuevos partidos” ni me contestaron, para que luego hablen…

A lo que iba. A día de hoy y con motivo de las próximas elecciones catalanas, parece ser que, según reconoce la propia Junta Electoral, va a haber graves problemas para que se constituyan las mesas, a la vista de la tromba de excusas que parece que se han presentado con motivo del COVID. Incluso parece que se ha constituido una plataforma de afectados por haber sido designados para acudir a los colegios electorales. El descontento ante esta situación era ya antes manifiesto pero, hasta hoy, nadie se había movido para exigir un cambio en esta absurda normativa electoral hasta que ahora, con esta pandemia que sufrimos, parece que la gente le ve las orejas al lobo, pues se obliga a presidente y vocales de las mesas a estar nueve horas encerrados en un local.

Más vale tarde que nunca: a ver si, por fin, hay una movilización exigiendo a nuestros legisladores que, en lugar de promulgar normativas kafkianas sobre otros asuntos, modifiquen esta disparatada forma de seleccionar a los miembros de las mesas electorales. Ya que sufrimos un bombardeo de legislación y burocracia que regula y sofoca nuestras vidas hasta límites insospechados, a ver si de una vez se empieza a legislar de forma sensata.