Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sáhara Occidental, un pueblo olvidado

Tras las declaraciones en un tuit del presidente estadounidense Donald Trump el pasado 11 de diciembre en el que utiliza al pueblo saharaui como una moneda de cambio de sus maniobras: Trump, a cambio de que Marruecos firme acuerdos comerciales con Israel, declara que Estados Unidos reconocerá la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental.

¿Cómo es posible que Estados Unidos y otros países aliados hagan tal declaración de soberanía basada únicamente en sus intereses y en contra de la legalidad internacional?

En las últimas décadas, y más durante el mandato de Donald Trump, vimos cómo Estados Unidos aplica sanciones económicas a otros países alegando que las elecciones son amañadas, falta de democracia o la violación de los derechos humanos y se muestra partidario de la libertad de los pueblos para que ellos mismos puedan decidir su futuro, pero al parecer esa libertad no se le puede reconocer al pueblo saharaui porque ahora más que nunca se han visto las verdaderas intenciones del país norteamericano al que, en realidad, no le importan los pueblos sino su riqueza y si es preciso invadirlo o violar la legalidad no dudarían en hacerlo con la finalidad de obtener lo que no es suyo.

El problema del Sáhara se originó por una mala gestión de la dictadura franquista, pero todos los gobiernos de la democracia española siguen cometiendo el mismo error.

Hay personas hoy día en España y otros países que piensan que las circunstancias han cambiado desde que se acordó el alto al fuego en 1991 y que el Frente Polisario tiene que asumir lo que es posible y lo que no. Yo estoy de acuerdo con la idea de que el mundo ha cambiado, pero no solo para ellos sino también para los saharauis que ya nos hemos cansado de las falsas resoluciones de la ONU y de las negociaciones baldías. Todos aquellos que dicen que las circunstancias son otras olvidan las duras condiciones de vida que hemos sufrido, sin cambios, estos cuarenta y cinco años. Lo que ha cambiado para el pueblo saharaui es que no va a esperar a que la ONU lo vuelva a marginar, su lucha va a seguir hasta lograr lo que es suyo.

Compartir el artículo

stats