Con la excusa de que es urgente romper el bloqueo de la renovación del Consejo del Poder Judicial, el presidente Sánchez, con el caluroso aplauso de sus socios de Podemos, ha anunciado una propuesta de modificar unilateralmente la Ley Orgánica del Poder Judicial, de modo que los nombramientos se puedan llevar a cabo por mayoría absoluta del Congreso. Un paso de esa naturaleza supondría una peligrosa ruptura de la separación de poderes tal como está consagrada en la Constitución.