España ha cambiado más alla del reconocimiento en menos de un año y esto se debe al Gobierno de Sánchez con su socio de coalicion y los apoyos de la izquierda radical.

Nos damos cuenta que Sánchez es un emperador desnudo y España se está convirtiendo en la Meca de unos activistas políticos que gritan y quieren borrar nuestra historia a su antojo.

Los españoles están muy preocupados por su atención médica y trabajo, mientras nuestros políticos pierden mucho tiempo en ideologías, como por ejemplo la Memoria Democrática que nos quieren presentar. Parece que estamos todos los días en tiempos de campaña electoral.

Los ciudadanos quieren soluciones en estos tiempos de crisis, pero para ello se necesita un Gobierno fuerte y no lo tenemos.

España se está convirtiendo en un completo caos, lo que significa un caldo de cultivo ideal para el odio y organizaciones radicales. Estamos observando una nación desesperadamente desgarrada. ¿Un Estado en declive?