Victoria aplastante del PP de Galicia. Esto significa que los gallegos no quieren independizarse de España, como los catalanes o como quieren los políticos del BNG.

Los votos del BNG solo sirven para apoyar a Sánchez y apuntalarlo en la Moncloa, favoreciendo a los catalanes y vascos.

Hace años veíamos varios nacionalismos por esos partidos de izquierda que se disputaban el poder. Hoy solamente queda Ana Pontón. Aquel Beiras, Anova, Podemos, EU, En Marea y Compromiso por Galicia han desaparecido del panorama político.

Parece ser que el PP de Feijóo es más nacionalista cultural que el BNG. Los dos tocan la gaita, pero la del PP es más sensual y suena mucho mejor en los oídos de los gallegos.

Ese acercamiento de Sánchez hacia los catalanes y vascos, se ve en Galicia como un alejamiento y olvido de Galicia. Que el BNG esté más cerca de Sánchez es incomprensible. Las políticas de izquierda solamente sirven para sumar, pensemos en la moción de censura hacia Rajoy. Sus riñas internas y oportunistas sin fuelle, en busca de una carrera política sin experiencia, donde los votantes son ridiculizados, al volar sus votos hacia otros partidos.

En Galicia, vemos una mayoría silenciosa en busca de una tranquilidad política conservativa, que se diferencia mucho de esa política progresiva muy polarizada que nos quieren meter por las narices.

En el Día da Patria Galega, ya no veremos tantos nacionalismos, ni tantas manifestaciones, en Galicia solamente existe un nacionalismo cultural.