Estos días vemos bajar por el río Miñor una amalgama de porquería que realmente, hablando mal y en plata, es mierda, procedente del ayuntamiento próximo, que posiblemente no le funciona esa cosa llamada depuradora, parece como una sombra de color marrón oscura y que da asco mirarla, realmente no es un día, sino varios, me tomé la libertad de sacarle unas fotos y no acabo de entender cómo puede suceder esto. ¿Dónde está la Seprona o Medio Ambiente o esas asociaciones que dicen defender el medio ambiente? Es deplorable pero es así, le preguntaría al alcalde de Gondomar que tiene previsto hacer para subsanar este mal, ya que el de Nigrán no existe.

Tanto es así que ver la poda que hicieron en el parque Torrente Ballester es inaudito, a alguno de los árboles parece que querían talarlos y a otros ni le tocaron. ¿Quién les enseñaría a podar a esta gente? Para más INRI con la desbrozadora de cordel de nailon se arriman a los árboles sin importarles lo que hacen, la mayoría están marcados por la zona baja, quedando sin la corteza, parece que quieren que sequen, pero es normal ya que no hay vigilancia municipal, esos concejales que están cobrando por no hacer nada. Pero más desgracia, estuvieron podando delante de la Capilla de San Campio y las hojas y trozos de ramas en vez de recogerlas, con una sopladora lo echaron todo al río y eso no es la primera vez que lo veo. Como no hay a quien dirigirse para denunciar estos hechos, pues seguirán con estos desmanes.

Otra de las cosas que están haciendo es permitir que las furgonetas se pongan encima de las piedras en la parte trasera de la capilla, donde ya hay alguna hundida y otras semihundidas o levantadas, donde las personas mayores tropiezan, pero sigo diciendo que eso no le importa a nadie. Tenemos que aguantar cuatro años a estos personajes de ciencia ficción, que no saben hacer una o con un canuto, así nos va la cosa. Al señor alcalde por más que se le pida que ponga los bolardos en la C/ Manuel L. Lemos parece no importarle. De hecho no hace mucho tiempo un coche se empotró en alguno de los que quedan, menos mal que no circulaba ningún peatón por la acera.