El número de muertos por la tragedia minera ocurrida en Brasil hace una semana llegó ayer a 110, mientras los servicios de búsqueda y rescate siguen con las labores para intentar localizar a 238 desaparecidos, informó el Cuerpo de Bomberos del estado de Minas Gerais.

El portavoz de la institución, el teniente Pedro Aihara, dijo en una rueda de prensa que los equipos mantuvieron los trabajos centrados en los 18 puntos de atención predeterminados y evaluó que, completados siete días de la catástrofe, la operación de búsqueda y rescate entra "en una fase un poco más difícil, considerando que los cuerpos que estaban en áreas superficiales ya fueron encontrados y rescatados", explicó.