Desde hace varios años vengo utilizando el servicio del 065, en mi condición de discapacitado, para desplazarme desde mi domicilio en la Avenida de Galicia, en O Porriño, a las oficinas de COGAMI, en la zona del Rebullón, en Mos, y posterior traslado a la piscina municipal de O Porriño.

En ningún momento he tenido problema alguno hasta que hace unos días, después de que la concesión del servicio haya pasado a una nueva compañía, el conductor del vehículo que me recogió en COGAMI, se haya negado a llevarme a la piscina de O Porriño, pese a mis protestas, dejándome en el portal de mi domicilio, sin atender a mis exigencias y sin poder avisar a mi madre que, como siempre, fue a la hora determinada a recogerme a la piscina.