En la actualidad, la Sanidad en España ha mejorado mucho, todo ello gracias a las investigaciones realizadas y a las nuevas tecnologías aplicadas.

En mi opinión, el Gobierno debería seguir apoyando y financiando la sanidad pública para que se pueda continuar investigando y así conseguir que todos los ciudadanos disfrutemos cada vez más de una mejor calidad de vida. Entiendo que sean necesarios los recortes en la situación de crisis en la que nos encontramos, pero estos no deberían afectar ni a la sanidad ni a la educación, pilares básicos e imprescindibles para el desarrollo de nuestra sociedad.

Por otro lado, la población debe concienciarse de que para poder disfrutar de los beneficios sanitarios debemos hacer buen uso de ellos, evitando abusos a la hora de pedir recetas o acudir al médico y colaborar en el cuidado del material e instalaciones sanitarias para compensar el coste que supone disponer de ellos.