El otro día me encontraba en el estadio de Balaídos, y me llamó mucho la atención algo que normalmente pasa desapercibido, la música que suelen pinchar, y me encontré tras la derrota de nuestro querido Celta, con la sonrisa de que estaba sonando la música de una banda viguesa, que ya tras haberme sorprendido muy gratamente este verano en Castrelos, predije que serían a nivel de repercusión los nuevos Siniestros Total.

Me estoy referiendo a The Mirage. No sé de quién surgió la idea, pero felicidades, y ojalá se repitan con más bandas de aquí. Ya está bien de tanta salsa y merengue, queremos rock y de bandas viguesas y gallegas en nuestro emblemático estadio, antes y después de los partidos.

Siguiendo con esta gran banda viguesa, el otro día me encontraba por motivos profesionales en Madrid y entre la mucha cartelería de conciertos que allí se celebran (no como aquí en Vigo), adivino uno del mítico periodista musical de los sesenta-ochenta Mariscal Romero, que hacía referencia a su fiesta de aniversario el 30 de marzo, con la presencia de cuatro bandas, y entre ellas nuestros convecinos The Mirage.

Me dije a mi mismo que ese discazo que se han sacado con el título de "Viviendo Rock and Roll" lo tiene todo para triunfar, a pesar de que hoy en día las radios ya no son lo que eran, totalmente supeditadas al poder y con dis- jockeys que pinchan como autómatas al dictado de sus superiores. Cómo echamos de menos en nuestra ciudad aquellas maravillas de "Música para el trabajo", con peticiones de la gente o el nocturno "Musical Cassete".

En fin, como vigués y consumidor de música rock, siento una gran alegría que chavales jóvenes mantengan encendida la llama de nuestra música y luchan por ella contra viento y marea. Por cierto me compré ese disco recopilatorio de 25 bandas gallegas y como bien se dice en los foros de Internet, The Mirage destacan por encima de todos.

No es de extrañar que en la radio gallega sea la banda que más le piden a Ricardo en su programa semanal de rock y que los quiera llevar para grabar un directo en los estudios de Santiago.

Antonio del Río Martínez - Vigo